Prevención de Riesgos Laborales

¿Es obligatorio implantar la prevención de riesgos laborales en todas las empresas?

Sí, entendiendo por empresa la que tiene al menos un trabajador por cuenta ajena o asalariado, con independencia del tamaño de la empresa, de la actividad que desarrolle o de los riesgos que genere.

¿Cuáles son las obligaciones del empresario en materia de prevención?

Las obligaciones vienen definidas en los artículos 14 y 15 de la Ley 31/1995. El empresario debe proteger la seguridad y salud de sus trabajadores, con todos los medios a su alcance y en todos los aspectos relacionados con el trabajo y, de manera específica, cumpliendo con las obligaciones que se recogen expresamente en la normativa de prevención. Estas obligaciones se encaminan a conocer los riesgos de su empresa, conocer como estos pueden afectar o están afectando al trabajador y, en consecuencia, planificar y establecer las medidas para evitar o minimizar los riesgos, facilitando al trabajador la información, formación, los medios adecuados y propiciando su participación, para lo cual habrá de:

  • Elaborar, implantar y aplicar un plan de prevención de riesgos laborales.
  • Evaluar los riesgos.
  • Planificar y ejecutar la actividad preventiva.


El plan de prevención de riesgos laborales evalúa los riesgos de cada sector, cada empresa y cada tipo de trabajo y trata de fijar las medidas para minimizar o evitar en cada caso los accidentes y enfermedades profesionales. En algunos casos se actúa sobre la empresa (medidas de prevención que afectan al centro de trabajo y a todos los trabajadores) y en otros, sobre el trabajador (medidas de prevención individuales, como casco, arnés de seguridad, mascarilla…).

Si se realiza una adecuada gestión de la prevención de riesgos laborales, las organizaciones y los trabajadores se anticiparán a los riesgos y serán capaces de minimizar las bajas, accidentes y enfermedades laborales. Pero además, una buena prevención de riesgos laborales no solo consigue minimizar los daños, sino que también es clave para mejorar la felicidad de los empleados en su día a día y, por lo tanto, mejora su productividad.

La Evaluación de Riesgos es un estudio técnico en el que:

  • Se estudian las condiciones de un puesto de trabajo: lugar, maquinaria, productos empleados, etc.
  • Se identifican los peligros a los que se expone el trabajador por trabajar en esas condiciones. Puede que haya peligros que puedan ser eliminados fácilmente en esta fase; el resto, tendrán que ser evaluados.
  • Según el tiempo a que esté expuesto a cada uno de esos peligros y la gravedad de los daños que puedan causar, se intenta medir el riesgo a que está sometido el trabajador.
  • Con esto, se obtiene una lista de riesgos que puede ordenarse por su mayor o menor gravedad.
  • Finalmente, se propondrán unas medidas preventivas para eliminar o reducir los riesgos de ese puesto de trabajo.

Planificar y ejecutar la actividad preventiva:

Tras esta primera fase en la que se detectan y miden los riesgos, la empresa deberá planificar cómo ir adoptando progresivamente las medidas que los técnicos especialistas en prevención de riesgos laborales han propuesto.



¿Qué te ofrecemos?

  • Asesoramiento y asistencia al empresario, a los trabajadores y a sus representantes, a los delegados de prevención y al comité de salud y seguridad.
  • Diseño, implantación y aplicación de una plan de prevención de riesgos laborales, que permita la integración de la prevención en la empresa.
  • Evaluación de los factores de riesgo.
  • Planificación de la actividad preventiva, determinar prioridades y adoptar las medidas preventivas.
  • Vigilar la eficacia de dichas medidas.
  • La información y formación de los trabajadores.
  • Asesoramiento y apoyo a la empresa en relación a planes de emergencia y prestación de primeros auxilios.
  • Organizar el plan de vigilancia de la salud de los trabajadores, en relación con los riesgos del trabajo.

Y todo ello con un coste mínimo.